La isla de los museos de Berlín. Una pequeña decepción

Hace años visité Berlín por primera vez y tuve la sensación de ser una ciudad en obras, con grandes proyectos, obras faraónicas y un decidido empeño en convertirse en una gran metrópoli, capital de facto de Europa.

Los años han pasado, he vuelto a Berlín y he tenido la misma sensación, pero con matices.

Siguen las obras pero ahora están peor indicadas, son más incómodas, duran casi eternamente,…

Aunque debo decir que cada vez soy más de sentarme en una terraza a ver pasar la gente, cómo va vestida, cómo se expresa, si va con prisa,… y menos de visitar iglesias y museos, tenía interés en volver al Museo Pérgamo.

Una de las decepciones del viaje. Me explico.

Como están inmersos en una obra… faraónica, no se entra por donde siempre, sino por un lateral, detrás del Museo Nuevo (el de Nefertiti), con mala señalización, polvo,… y a 30 grados de temperatura.

Aunque saques las entradas por internet, si las has cogido abiertas (sin hora concreta), debes esperar la fila como si no tuvieses entradas. Así que una hora de fila bajo el sol.

Cuando finalmente entras descubres que dos tercios del museo no se pueden visitar, y entre ellos el principal atractivo que da nombre al museo. Me he preparado el viaje y no vi ninguna referencia a este casi insignificante hecho.

Además no te permiten acceder con la mochila de la cámara , solo una cámara y un objetivo. Una medida un poco trasnochada per, si es por seguridad,…

Así que espero que os sirva mi experiencia si vais por Berlín en los próximos meses,

Ah, se me olvidaba, el personal del museo, poco amable y con nulos conocimientos de inglés o de español. ¿Estará cambiando Berlín… a peor?

Espero que no porque Alemania es uno de mis países preferidos. Quizás es es solo Berlín.

Si te gusta viajar, o la fotografía, o la naturaleza, o La Rioja, o el Pirineo, o el jazz, o conversar, o..... Este es tu blog. Solo una obligación: respeto a los demás.

%d bloggers like this: