Maria Salomea Skłodowska-Curie​. Maria Curie

El próximo 17 de noviembre se cumplirán 150 años del nacimiento en Varsovia de Marie Curie, una extraordinaria mujer.

Fue una científica polaca, aunque nacionalizada francesa.

Marie Curie fue pionera en el campo de la radiactividad,

Fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades (Física y Química)y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París. En 1995 fue sepultada con honores en el Panteón de París por méritos propios.

Nació en Varsovia, en lo que entonces era el Zarato de Polonia (territorio administrado por el Imperio ruso). Estudió clandestinamente en la «universidad flotante» de Varsovia y comenzó su formación científica en dicha ciudad.

En 1891, a los 24 años, siguió a su hermana mayor Bronisława Dłuska a París, donde culminó sus estudios y llevó a cabo sus trabajos científicos más sobresalientes.

Compartió el premio Nobel de Física de 1903 con su marido Pierre Curie y el físico Henri Becquerel.

Años después, ganó en solitario el premio Nobel de Química de 1911.

Aunque recibió la ciudadanía francesa y apoyó a su nueva patria, nunca perdió su identidad polaca: enseñó a sus hijas su lengua materna y las llevaba a sus visitas a Polonia.

Nombró el primer elemento químico que descubrió, el polonio, como su país de origen.

Marie Curie, una gran mujer.

 

Junto al gueto

Este edificio  está justo al lado de uno de los pocos restos del gueto de Varsovia.

La verdad es que no queda mucho, o más bien, casi nada de lo que fuera el mayor gueto creado por el sinsentido nazi durante la segunda guerra mundial.

Aun así y a pesar de ello, fue tal la magnitud de lo vivido por los judíos en ese periodo que ha sido motivo de inspiración para múltiples libros, películas, documentales,…

En lo que a mí respecta, visité los restos justo después del cementerio judío y debo decir que me impresionó ver esos edificios ruinosos, con lo que quizás son restos de metralla, a ambos lados del muro que separaba el bien del mal, la esperanza de la desesperación, la vida de la muerte.

Varsovia tiene un problema

Varsovia es una ciudad bonita, en vías de ser muy bonita, con el atractivo de poder ser punto de partida para muchos viajes o excursiones de un pard de días, con suficientes servicios de todo lo que el turista pueda necesitar, con una relación calidad / precio difícil de encontrar en el Viejo Continente, con una buena gastronomías,… pero tiene un problema.

Y el problema que tiene es que siempre se la compara con alguna otra ciudad… y sale perdiendo.

A menudo se la compara con Cracovia, la otra gran ciudad polaca, otrora capital del país. Pero Cracovia es otra cosa, como tendremos ocasión de ver en este viaje.

Cracovia es elegancia, suntuosidad, más y mejores lazas, más y mejor castillo, más y mejor coches tirados por caballos, más y mejores restaurantes,…

Otras veces se la compara con Praga. Quizás con aquella Praga de hace 20 años, saliendo del letargo comunista e intentando hacerse un hueco en el panorama turístico europeo.

Pero hoy en día, com también explicaremos en este viaje, Praga es otra cosa, es una auténtica máquina de hacer dinero, desde el cementerio judío hasta la última iglesia, todo está enfocado al turista, quizás en exceso. Pero ha recorrido un camino en la rehabilitación de edificios, en la adecuación de su gastronomía, en todo que a Varsovia aún le queda por recorrer.

Hay barrios de Varsovia, como el potenciado barrio de Praga, donde se rodó la película del pianista, donde se respira, m-as que el ambiente bohemio que pregonan, la pobreza más absoluta, con unos patios interiores que no parecen de esta época.

Así que Varsovia es una bella ciudad… pero le queda un largo camino por recorrer. 

Mientras tanto se le seguirá comprando con Cracovia o Praga… y perdiendo,

%d bloggers like this: