elegance

A caballo por la playa de la Barrosa

A caballo por la playa de la Barrosa
A caballo por la playa de la Barrosa

Lo atardeceres en la playa tienen algo mágico. Pasear a caballo por la orilla, persiguiendo el ocaso del sol es algo fantástico, inolvidable.

0
elegance

Caminos cruzados

caminos
Caminos cruzados

Vamos por la vida, recorriendo nuestro camino. Único, irrepetible, irremplazable,….

El camino se cruza con otros caminos, a veces discurre en paralelo de otro un tiempo, pero es tu camino y sólo tú decides finalmente por donde discurre.

0
elegance

Engullido por la arena 

0
elegance

Take the long way home…

En respuesta al reto diario de Daily Post: Beach

way-1
Long way home
4+
elegance

Playa de la Maruca

Orientada al norte y lejos del Sardinero, la Magdalena y todo el Santander turístico, este rincón, muy apreciado por los santanderinos, permite ver el mar bravo en estado puro.

No hace mucho se abrió un centro de interpretación de la zona, con ciertas limitaciones, pero que ha permitido construir un espléndido mirador sobre el mismo. Y desde allí ver las legiones de olas dirigirse a la conquista de la costa, que resiste día a día, milenio a milenio.

Ver la erosión en las rocas o el subir de la marea por momentos es maravilloso. El tiempo parece pararse y el viento, el batir de las olas y la soledad de la zona en un día nublado te permiten aislarte y fundirte con la Naturaleza.

Cerca de esta zona hay unos barecitos de toda la vida, sin pretensiones pero con buena materia prima, donde descansar y huir del viento.

Ahí enfrente la estatua amarilla del marinero, siempre sin poder llegara tierra.

playa-1
playa de la Maruca

No lejos queda el pequeño castillo de carbonera, Liencres,… Pero es es ya otra historia.

Para más información

Playa de la Maruca

7+
elegance

Levantarse en el paraíso

Es imposible saber cómo es levantarse en el paraíso. Quizás el paraíso no existe. O es posible que el paraíso haya que buscarlo hacia adentro en lugar de hacia fuera.

Y sin embargo, hay veces que yendo de aquí para allá ves una casa con un entorno especial. Y te imaginas cómo debe de ser cada mañana abrir la ventana y, en lugar de una calle y coches, ves algo diferente, muy diferente, que te gustaría tener como primera imagen del día.

Esta es la sensación que tuve al ver esta casita. El día era desapacible, soplaba un fuerte viento y amenazaba lluvia. El sol había huido y sólo había nubes y más nubes.

Aún así me impactó el conjunto.

pl-1

8+
elegance

Oscuro día de playa

_MG_6021

0