Si no quieres pasar calor, no viajes al sol

Finales de julio. España sufre una ola de calor horrorosa. Hasta las regiones del norte sufren temperaturas a las que sus gentes no están acostumbradas.

Y toca decidir dónde ir de vacaciones. Poner de acuerdo a todos los miembros de una familia es muy, muy difícil. Aunque sea para ir de vacaciones. Y así se llega a una semana antes de empezar las vacaciones sin decidir donde ir.

Así que en el último momento y con un acuerdo de mínimos, decidimos ir a Portugal.

{“cameraType”:”Wide”,”macroEnabled”:false,”qualityMode”:3,”deviceTilt”:-0.006030520424246788,”customExposureMode”:0,”extendedExposure”:false,”whiteBalanceProgram”:0,”cameraPosition”:1,”focusMode”:0}

Portugal tiene muchos kilómetros de costa para la extensión de que dispone. Pese a ello, la influencia amortiguadora del mar no se deja notar en el interior, Los inviernos son fríos y duros y los veranos son muy muy calurosos.

Comenzamos el viaje de madrugada, con 17 grados de temperatura, Cruzamos media España y a las 14 horas (13 horas en hora de Portugal), llegamos a Elvas, nada más pasar la frontera. El termómetro marcaba 44 grados. Pero eso ya es otra historia, la historia de nuestra próxima entrada de blog.

Moraleja: Si no quieres pasar calor, no viajes al sol.

Related Post

Si te gusta viajar, o la fotografía, o la naturaleza, o La Rioja, o el Pirineo, o el jazz, o conversar, o..... Este es tu blog. Solo una obligación: respeto a los demás.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.