elegance

Si no quieres pasar calor, no viajes al sol

Finales de julio. España sufre una ola de calor horrorosa. Hasta las regiones del norte sufren temperaturas a las que sus gentes no están acostumbradas.

Y toca decidir dónde ir de vacaciones. Poner de acuerdo a todos los miembros de una familia es muy, muy difícil. Aunque sea para ir de vacaciones. Y así se llega a una semana antes de empezar las vacaciones sin decidir donde ir.

Así que en el último momento y con un acuerdo de mínimos, decidimos ir a Portugal.

{“cameraType”:”Wide”,”macroEnabled”:false,”qualityMode”:3,”deviceTilt”:-0.006030520424246788,”customExposureMode”:0,”extendedExposure”:false,”whiteBalanceProgram”:0,”cameraPosition”:1,”focusMode”:0}

Portugal tiene muchos kilómetros de costa para la extensión de que dispone. Pese a ello, la influencia amortiguadora del mar no se deja notar en el interior, Los inviernos son fríos y duros y los veranos son muy muy calurosos.

Comenzamos el viaje de madrugada, con 17 grados de temperatura, Cruzamos media España y a las 14 horas (13 horas en hora de Portugal), llegamos a Elvas, nada más pasar la frontera. El termómetro marcaba 44 grados. Pero eso ya es otra historia, la historia de nuestra próxima entrada de blog.

Moraleja: Si no quieres pasar calor, no viajes al sol.

0
elegance

Está usted en mitad del gueto de Roma

0
elegance

Liquid… ready to drink

In response to the weekly challenge Liquid
0
elegance

La auténtica paella

0
elegance

Un manjar: pan

0
elegance

Primera línea en restaurante Canalla Bistro de Valencia

Si vas a Valencia, no te lo puedes perder.

Restaurante Canalla Bistro

0
elegance

Preparando el condimento

1+
elegance

Experimental musicoffee

In response to the weekly challenge Experimental

0
elegance

You´ve find out. It´s an octopus.

{“cameraType”:”Wide”,”macroEnabled”:false,”qualityMode”:3,”deviceTilt”:0.030762754380702972,”customExposureMode”:0,”extendedExposure”:false,”whiteBalanceProgram”:0,”cameraPosition”:1,”focusMode”:0}
0
elegance

Excuse madam, Tea or coffee?

4+
elegance

Spanish ham. Art on the dish.

jamón

2+
elegance

Coulant, mango ice-cream and strawberries

coulant

Where?. Marmore restaurant, in Jaca, Spain.

1+
elegance

Evolving carpaccio

carpaccio

0
elegance

Carpaccio de gambas

Carpaccio

Carpaccio de gambas, con foie, trufa y avellanas.

¿Se puede pedir más?

Simplemente Sublime. 

¿Dónde?

En el restaurante Toni de San Vicente de la Sonsierra.

 

0
elegance

Estilismo en la mesa

0
elegance

Restaurante Jose Mari en Rivas de Tereso

Restaurante Jose Mari de Rivas de Tereso
Restaurante Jose Mari de Rivas de Tereso

Hay un restaurante apartado del mundanal ruido. Se encuentra en Rivas de Tereso, unas pocas casas pertenecientes a San Vicente de la Sonsierra, pero diste ante varios kilómetros del núcleo.

Está a los pies del monte Toloño, en plena Sonsierra riojana, que es la zona de la Rioja que está en el lado norte del Ebro.

La carretera solo lleva allí. En consecuencia hay que ir.

Como quiera que con la excepción de la iglesia de la Concepción, no hay más atractivo turístico que sus dos restaurantes, se comprende fácilmente que deben ser buenos, ya que en caso contrario, no subsistirían.

Me voy a centrar en el primigenio, restaurante José Mari.

La terraza antes de acceder al restaurante se presta a “echar el arranque”, expresión típicamente riojana que quiere decir el último vino antes de irse para casa o para el restaurante a comer. 

Se trata de un restaurante tradicional. Una espléndida brasa da cobertura a una amplia carta donde degustar los primeros típicos riojanos, patatas con chorizo, caparrones, alubias,… Y alguna otra maravilla como el chorrillo a la brasa, o las visitas gratinadas,…

Y de segundo, si seres carnívoro, chuletillas al sarmiento, al más típico estilo riojano o chuletón que te lo sirven en una mini-parrilla para que te lo vayas haciendo al gusto. La guarnición tradicional a base de patatas fritas y pimientos. No os defraudarán.

Dejad un hueco para los postres: la torrija riojana y el goxua vasco (nata al caramelo y crema tostada y presentado en un cazuela de barro.) están sencillamente sublimes.

0
elegance

Waiting for gin

0
elegance

Canalla Bistro. Los sentidos a trabajar.

Tengo que admitir que soy un fanático de la comida fusión.

Supongo que cuando no hay dinero suficiente para viajar por todo el mundo y, de paso, disfrutar de cocinas exóticas, siempre te puedes acercar a restaurantes como el Canalla Bistro de Valencia y disfrutar de un viaje culinario por países de diferentes continentes.

 

0
elegance

Ceviche en el Puerto de Santamaría: explosión de sabor y de color

Ceviche
0
elegance

Las Bodegas de Ainsa Asador. Más que un restaurante.

Las Bodegas de Ainsa Asador.

Raro es el año que no hago una escapada al pueblo oscense de Ainsa. Es un precioso pueblo pirenáico, repleto de historia, con rincones con mucho encanto, una iglesia preciosa, que no le falta ni su cripta ni su mini claustro,…

Como ya me ha pasado en alguna otra ocasión, en mi última visita descubrí un rincón desconocido para mí, pero precioso. Supongo que os habrá pasado eso mismo  en alguna ocasión: Crees que ya lo has visto todo, que lo conoces todo, pero OHHHH sorpresa, queda algo por descubrir.

Bodegas de Ainsa 1
Bodegas de Ainsa 1

Debo admitir que siempre que voy a pasar el día como en el restaurante El Callizo, de lo mejorcito que hay en los Pirineos, siempre a un nivel muy alto y del que ya he hablado en alguna ocasión en el blog.

Pero, casualidades, está cerrado en la actualidad por reformas hasta marzo, por lo que hubo que buscar alternativas.

Horno de leña de verdad, como los de antes

Así es como, por casualidad, acabé en este restaurante, Bodegas de Ainsa, en el extremo sureste de la plaza. Y fue un descubrimiento por todo lo alto.

Bodegas de Ainsa posee uno de los dos únicos hornos de leña de la localidad, lo cual hace que sus platos a la brasa tengan un sabor especial. Ello, unido a una buena materia prima, es casi garantía de éxito.

El plus del buen servicio está conseguido, así que tenemos mucho ganado.

Pero lo que me sorprendió sobre manera fue la decoración. Apoyada en un edificio de regia piedra, y con vidrieras y cristaleras de inspiración medieval, tiene varios comedores en el sótano de gran encanto, con un mobiliario multicolor que crean un ambiente muy agradable.

Bodegas de Ainsa tiene también una terraza exterior y una interior que tiene  que ser las delicias de los días de buen tiempo, con vistas al valle.

Me llamaron la atención la cabina telefónica, decorada en madera policromada y un aliviadero francés de siglos atrás, en la zona de salida a la terraza. Piezas muy curiosas.

Junto a la zona de bar hay una prensa de la antigua bodega, que da fe de lo que en tiempos fue aquel edificio.

En resumen, un sitio que tienes que conocer, con una buena comida montañesa y una carne a la brasa que no defraudará. Os dejo el link a la carta, para ir haciendo boca.

0