luz

Comida riojana para chuparse los dedos

0
luz

Auténtica comida coreana

1+
luz

Cooking

0
luz

Fish & chips?

0
luz

Probando cervezas en el pub

0
luz

Piccadilly, luz y color

0
luz

Sopita caliente

0
luz

Cítricos per tutti

0
luz

Bajo el nogal

0
luz

Uno de esos grandes dilemas de la Historia: arroz o fideuá

0
luz

Y de postreeee….

0
luz

A ver si mañana hay trabajo

0
luz

Templo de Évora, capital del Alentejo

 

 

evora.jpgLa atracción turística más famosa de Evora es el templo romano, incorrectamente dedicado a Diana, la diosa de la caza. El templo está considerado como una de las estructuras romanas mejor preservadas de la Península Ibérica, debiéndose dicha conservación milagrosa a que el templo fue incorporado a múltiples edificios desde la caída de los romanos.

Entre estos edificios se incluyeron el Castillo de Evora, un matadero y finalmente una modesto aserradero. Considerando la variada historia del templo de Diana, resulta bastante increíble que las 12 columnas corintias de piedra y los arquitrabes que las conectan sigan en pie y en buen estado.

El templo fue originalmente construido en el siglo I, pero más tarde se convirtió en un templo dedicado al culto romano que veneraba al Emperador Augusto. La mayoría de los daños del templo se produjeron en el siglo V, probablemente debidos a los saqueos de las tribus centroeuropeas.

En el siglo XI se construyó el castillo de Evora alrededor del templo, con la base, las columnas y los arquitrabes del mismo incrustados en las paredes de la torre medieval. Más adelante, la importancia de Evora disminuyó y el castillo se desmanteló poco a poco, siendo convertida la torre en una carnicería. En 1836 el templo fue identificado y se emprendió un proyecto de restauración, que incluía la retirada de los ladrillos medievales y que finalizó en 1871.evora2.jpg

0
luz

Si no quieres pasar calor, no viajes al sol

Finales de julio. España sufre una ola de calor horrorosa. Hasta las regiones del norte sufren temperaturas a las que sus gentes no están acostumbradas.

Y toca decidir dónde ir de vacaciones. Poner de acuerdo a todos los miembros de una familia es muy, muy difícil. Aunque sea para ir de vacaciones. Y así se llega a una semana antes de empezar las vacaciones sin decidir donde ir.

Así que en el último momento y con un acuerdo de mínimos, decidimos ir a Portugal.

{“cameraType”:”Wide”,”macroEnabled”:false,”qualityMode”:3,”deviceTilt”:-0.006030520424246788,”customExposureMode”:0,”extendedExposure”:false,”whiteBalanceProgram”:0,”cameraPosition”:1,”focusMode”:0}

Portugal tiene muchos kilómetros de costa para la extensión de que dispone. Pese a ello, la influencia amortiguadora del mar no se deja notar en el interior, Los inviernos son fríos y duros y los veranos son muy muy calurosos.

Comenzamos el viaje de madrugada, con 17 grados de temperatura, Cruzamos media España y a las 14 horas (13 horas en hora de Portugal), llegamos a Elvas, nada más pasar la frontera. El termómetro marcaba 44 grados. Pero eso ya es otra historia, la historia de nuestra próxima entrada de blog.

Moraleja: Si no quieres pasar calor, no viajes al sol.

0
luz

Está usted en mitad del gueto de Roma

0
luz

Liquid… ready to drink

In response to the weekly challenge Liquid
0
luz

La auténtica paella

0
luz

Valença do Minho. Balcones infinitos.

0
luz

Canada. Another planet.

0
luz

Un manjar: pan

0