cropped-MG_2566-2.jpg

Rincones de Rouen

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Catedral de Rouen, Bretaña

0
cropped-MG_2566-2.jpg

La luz de La Rochelle

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Reloj no marques las horas

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Rincón de Quimper

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Últimas luces del Atlántico

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Ocaso en Bretaña. Pointe du Raz.

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Junto al acantilado

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Más surferos que olas

0
cropped-MG_2566-2.jpg

El vigilante de la playa

0
cropped-MG_2566-2.jpg

La fina arena… de Bretaña

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Faro de D´Eckmvhl, obra de gigantes

0
cropped-MG_2566-2.jpg

De fiesta en Dinan

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Dinan. Mil rincones para enamorarte.

1+
cropped-MG_2566-2.jpg

Río Dinan

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Puerta abierta a la Bretaña

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Un manjar: pan

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Tréguier, Bretagne.

Plaza de Tréguier

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Cancale. Ostras para todos.

0
cropped-MG_2566-2.jpg

Ramillete de flores en Bretaña

Flores en Auray
Ramillete

Resulta una delicia pasear por los pueblecitos de Bretaña, como los de Normandía o Alsacia y ver en cada casa, en cada esquina o en cada edificio público, unas decoraciones florales preciosas.

La pasión por la floristería de los franceses viene de antiguo y se aprecia en el negocio que hay detrás de todo ello, desde la venta al por mayor o el hipermercado dedicado específicamente a las flores, hasta el pequeño puesto en el mercado del barrio que vende unas flores, recién cogidas, que harían las delicias del cliente más exigente de la floristería más exclusiva de Nueva York o Londres.

0