cuzcurrita

Paz y Perigord empiezan por P

0
cuzcurrita

Libourne

0
cuzcurrita

¿Vierteaguas o gárgolas?

0
cuzcurrita

Reims

0
cuzcurrita

De visita en la catedral del champán

0
cuzcurrita

Barricas de Borgoña

0
cuzcurrita

Foie gras

0
cuzcurrita

Casa esgrafiada de Mulhouse

0
cuzcurrita

Kintzheim

0
cuzcurrita

Cinco minutos para la tormenta

0
cuzcurrita

Rincones de Estrasburgo

0
cuzcurrita

Venta de vino

0
cuzcurrita

Colmar, solo para enamorados

Colmar no es Estrasburgo.

No está lleno de burócratas con trajes caros y maletines con documentos. No tiene grandes edificios acristalados  que se reflejan en los canales. No es políglota.

Colmar es otra cosa. Es la estatua de la libertad, réplica de la de Nueva York, en recuerdo de la ciudad al escultor Auguste Bartholdi, creador de la original y originario de esta ciudad.

Colmar es atardeceres románticos, flores olorosas que desafían la gravedad por doquier.

Colmar es farolillos que casi no dan luz.

Colmar es restaurante pequeño en un rincón, casi oculto, con el encanto de los sabores de ayer, de la cocina de la abuela.

Colmar es paseo en barca mientras va anocheciendo, con el barquero contando viejas historias reales o quizás no, mientras dejas atrás una familia de patos.

Colmar es copita o copitas de vino Riesling, que ahuyenta la tristeza, suelta la lengua y aviva la pasión.

Colmar es… el paraíso para enamorados.

0
cuzcurrita

Alsacia, región hermana

0
cuzcurrita

Bernardville. Estética alsaciana

0
cuzcurrita

Napoleón emperador

0
cuzcurrita

La frialdad del Louvre

0
cuzcurrita

Soñando los sueños que mañana se harán realidad

0
cuzcurrita

Mansardes partout

0
cuzcurrita

Estilismo francés

0