uva

Loneliness

0
uva

Ambiente

0
uva

El mundo a tus pies

0
uva

La famosa palmera del convento de los jacobinos de Toulouse

0
uva

A medida que pasa el tiempo

0
uva

¿Por qué se llamará la casa de las conchas?

0
uva

Esos oscuros rincones de nuestras ciudades

0
uva

Plaga de hormigas gigantes

0
uva

Rincones de Salamanca

0
uva

Con el cadáver a cuestas

0
uva

Visita obligada: Canalla Bistro de Valencia

0
uva

Sal de la cárcel y vive. Es la hora

0
uva

El poeta Adares, de la plaza del Corrillo a la Mayor

0
uva

Ayuntamiento de Salamanca

0
uva

Tú eliges

0
uva

Rincones de Óbidos

Óbidos es bonito. Nadie podría decir lo contrario.

Este pequeño pueblo amurallado, al norte de Lisboa, lo tiene todo: murallas muy bien conservadas, acueducto, iglesias, plazas con encanto,… color, arquitectura, infraestructura hotelera, restaurantes,… es como todo perfecto, demasiado perfecto.

Sin embargo tuve una sensación extraña que no me dejaba estar del todo a gusto. Creo que es el número de turistas por metro cuadrado. Desproporcionado. Y eso que cuando lo visité se acaban de terminar las jornadas medievales, con mercadillos, reconstrucciones en cartón piedra, representaciones,… y se supone que había menos turistas.

Al final se pierde el encanto. Quizás si se visita fuera de temporada alta sea una maravilla. Así me pareció que quedaba todo un poco artificial, como los restos del cartón piedra que aún quedaban por los rincones. 

0
uva

No matter what I´ll say or do, I´ll always love you. I swear it´s true.

0
uva

Al borde del abismo

0
uva

Sweet elegance

0
uva

Templo de Évora, capital del Alentejo

 

 

evora.jpgLa atracción turística más famosa de Evora es el templo romano, incorrectamente dedicado a Diana, la diosa de la caza. El templo está considerado como una de las estructuras romanas mejor preservadas de la Península Ibérica, debiéndose dicha conservación milagrosa a que el templo fue incorporado a múltiples edificios desde la caída de los romanos.

Entre estos edificios se incluyeron el Castillo de Evora, un matadero y finalmente una modesto aserradero. Considerando la variada historia del templo de Diana, resulta bastante increíble que las 12 columnas corintias de piedra y los arquitrabes que las conectan sigan en pie y en buen estado.

El templo fue originalmente construido en el siglo I, pero más tarde se convirtió en un templo dedicado al culto romano que veneraba al Emperador Augusto. La mayoría de los daños del templo se produjeron en el siglo V, probablemente debidos a los saqueos de las tribus centroeuropeas.

En el siglo XI se construyó el castillo de Evora alrededor del templo, con la base, las columnas y los arquitrabes del mismo incrustados en las paredes de la torre medieval. Más adelante, la importancia de Evora disminuyó y el castillo se desmanteló poco a poco, siendo convertida la torre en una carnicería. En 1836 el templo fue identificado y se emprendió un proyecto de restauración, que incluía la retirada de los ladrillos medievales y que finalizó en 1871.evora2.jpg

0